La bridal party de Carla Hinojosa

 

“No hay nadie fuera de mi familia que me conozca mejor que Cuca, mi mejor amiga  y sabe a la perfección lo que espero de cada momento. Por este motivo le tocó organizar mi despedida. Espera que me hiciera una despedida de soltera en la playa con mis amigas más íntimas, pero nunca algo como lo que me hizo…” – Carla.

Fue el jueves 1 de junio del año pasado cuando Cuca le dijo a Carla que le recogiera por la tarde, que tenia que ir a un evento. Cuando llegó a recogerla, le dijo que conduciría ella y le dio una bolsa de Brillant para que se pusiera lo que había dentro: un vestido lencero azul marino, un bolso y complementos hechos hechos expresamente para ella para ese día.

Aparcó su coche en la playa de Caldas de Estrach y cuando se acercaron vio a un grupo de chicas. ¡Eran sus amigas! y haciendo las primas fotos, Raquel Benito. Carla había contacto con ella hace tiempo porque le encantaba su estilo de fotografía y cuando la vio allí, se puso nerviosa. Que sus amigas lo supieran y que la hubieran llamado, fue lo que más le emocionó.

“No me di cuenta del montaje hasta que comprendí que mis amigas me habían preparado la mejor bridal party en la playa que podía imaginarme. ¡No podía parar de mirarlo!” – Carla Hinojosa.

 

Sobre una mesa baja y alargada florecían peonías, las flores favoritas de Carla. Alrededor de la mesa, grandes cojines para sentarse en el suelo, de Calma House, como los que puso Trastología en la última Calista One Summer Party. Un festival de texturas en colores suaves muy acogedor.

Una vajilla blanca con detalles en dorado y nude, se repartía en la mesa junto con unos cubiertos de nácar estilo vintage de Options, que con la luz del atardecer cobraba más magia.

 

Eligieron como cena algunos de los “bocados” favoritos de Carla coloridos, veraniegos y muy apetecibles, y se lo encargaron a no de sus caterings favoritos, 21 de Marzo: sabores para recordar un momento especial con sus amigas.

Mini bocadillos de pan de cereales con pavo, brie, mermelada de arándanos y rúcula, mini briox de 5 semillas con salmón ahumado, crème fraîche y eneldo, buñuelos de viento, gazpacho de sandía y fruta fresca. No pudo faltar un cocktail tropical para no perder de vista que se trataba de una fiesta en la playa, usando una piña a modo de bol y rellenándola con frambuesas, mango, fresas y moras, con zumos de coco, de melón y de kiwi. Para terminar, un postre de pequeñas e irresistibles tentaciones: mini filipinos de chocolate blanco, galletitas y donuts.

 

“Fue una bridal party en la playa inolvidable. Evidentemente el catering estaba delicioso. Lo mejor de todo fue la compañía; amigas de siempre y amigas de no hace mucho pero todas importantes para mi y todas felices de acompañarme en esta nueva etapa de mi vida.” – Carla.

Fotografías © Raquel Benito

La bridal party de Carla Hinojosa