La boda de Lara de Petite Mafalda I

 

A la mayoría de vosotros no hará falta que os presente a Lara, porque la conoceréis por ser junto a Laura, una de las creadoras de Petite Mafalda. Les tengo un cariño enorme porque fueron de las primeras personas que conocí cuando empecé en el mundo wedding y conectamos a la primera.

Y por eso, cuando Lara me dijo que se casaba me alegré muchísimo porque ella estaba súper feliz, porque Fran es estupendo y porque sabía que iba a ser una de las bodas más cuidadas y más divertidas a las que iba a ir. Y os adelanto que así fue.

Sabes que una boda va a ser especial cuando recibes la invitación. Es la carta de presentación de lo que va a ser el evento y la suya, de B+Paul, anunciaba detalles y mimo por todos lados.

Los tres requisitos que puso Lara para el diseño fueron: que fuera en un formato tradicional, que tuviera flores y un toque emocional. El sobre era de color era color crema y de papel grueso con un sello dibujado en la solapa con sus iniciales, rodeado de flores, una mariposa y dos agaponis. El forro rosa y verde. El rosa es el color favorito de Lara y también estaba asociado a su perfume favorito, For Her.

 

Dentro, un tarjetón simple escrito con la caligrafía de B+Paul, información extra de la boda, el acceso a la lista de boda en Calista One 😉 y una tarjeta que explicaba el porque de cada dibujo de los que formaban la invitación:

“Dicen que las rosas son la mayor expresión de los sentimientos. Si además son inglesas, evolucionan desde que nacen hasta que se marchitan llegando a adquirir una forma que recuerda a los rosetones de las catedrales y además, duran mucho tiempo. Las peonías se asocian al amor, y a la felicidad. Las flores silvestres son la frescura y la espontaneidad. Para contrarrestar, hoja de roble que simboliza la solidez y la fuerza. El escudo está formado por una pequeña mariposa, fiel reflejo de los cambios ,de la evolución, del crecimiento. Y por dos agapornis, los pajaros del amor, que necesitan estar siempre juntos. Estamos deseando compartir ese día con vosotros. La felicidad, los cambios, el crecimiento y la vida”

 

Llegó el 21 de Julio y el plan no podía ser mejor: una escapada a Segovia un fin de semana de verano antes de irme de vacaciones y una boda en una ermita sacada de un cuento de hadas.

Nos alojamos en el hotel Convento Capuchinos. Lara nos había dejado en la habitación un pack de bienvenida que contenía una miniatura de su perfume favorito, Narciso Rodríguez For Herunos pendientes de My Colletc y un labial de YSL en la habitación. Ahora, siempre que la uso y la huelo me acuerdo de ella.

 

 

Lara llevó una bata de Broken Basics. Se reunió con Blanca en Barcelona y decidieron que partirían del modelo Allure y que harían algunas modificaciones para que fuera una bata única y con un toque de «Orgullo y Perjuicio».

Mezclaron el plumetti de algodón con lino en color natural, añadiendo un gran volante en la parte de abajo para convertir la bata en un diseño que incluso pudiera lucir una novia en una boda en el campo. Bordaron la palabra «oui» en la manga en color rosa (no podía faltar) y crearon un conjunto de pantalón y top en plumetti para que se lo pusiera debajo de la bata.

 

Estaba deseando ver a Lara. El vestido de novia siempre crea mucha expectación entre los invitados pero como yo sabía que era de Helena Marque, una de mis diseñaras favoritas, tenía más ilusión de lo normal.

Me cuenta Lara que Helena fue su única opción desde el principio. Aunque le encantan muchos otros diseñadores, tenía para ella dos cosas importantes: muchos años de experiencia y mucha confianza entre ambas.

Unos días antes de reunirse con Helena, Lara estaba en casa de sus padres y su madre le enseñó unas sábanas de algodón antiguas de su abuela. Aunque habían perdido un poco de color por los años y no sabían si la pieza central podría utilizarse, decidieron llevarlas por si las podían utilizar en el vestido. A partir de un boceto que le hizo una amiga, Helena y su equipo empezaron a trabajar. Las otras dos telas con las que confeccionaron el vestido fueron tul de algodón y batista suiza bordada.

 

Tenía bastante escote delantero y un pequeño fruncido en el hombro que levantaba un poco la manga. La tercera capa que era desmontable, unida al vestido por mas de 80 botoncitos.  Inicialmente quería desmontarla para poder bailar cómodamente, pero en una de las pruebas vio un vestido maravilloso colgado en el atelier del que se enamoró y decidieron hacer una versión en corto para el baile.

Del peinado y maquillaje se encargó Juan Carlos de Oui Novias. El pelo, con ondas naturales anudadas en la zona media del cabello y un maquillaje también muy natural con la zona de los ojos intensificada.

 

Nos fuimos a la ermita y nos encontramos a los niños esperando. Todos iban vestidos de By Niné y atención… ¡el estampado de la tela era como las flores de la invitaciones!; me parece una idea increíble. Otra cosa que me gustó mucho era que las niñas iban con modelos distintos.

 

De la decoración de la ermita se encargó Chitina. En la entrada había hecho un gran arco de flores enmarcando la puerta y dentro, parecía que la naturaleza se había adueñado de la ermita gracias a los árboles que habían llevado. No hay nada que me guste más que decorar una iglesia sólo con verde y si es con árboles, para mi la decoración es insuperable.

 

 

Os tengo que contar que utilizaron unas bolsas de Villalegría Home con sus iniciales para guardar las arras y las alianzas y es que son unas bolsitas ideales de tela que luego puedes usar para guardar cosas pequeñas en algún cajón o en la maleta cuando vas de viaje. Me parece un recuerdo muy bonito.

Fotos Lorena San José

 

Continuará…

 

La boda de Lara de Petite Mafalda I

5 (100%) 2 votes