La habitación de Olivia I

0 COMENTARIOS Lifestyle

 

Como ya sabéis, KENAY HOME es una de mis tiendas favoritas de decoración. Por eso, es una de las marcas que se encuentran en el catálogo de la lista de boda de Calista One (porque a nuestros novios les encanta también) y por eso, he contado con ellos para decorar la habitación de mis hijos.

Para Beltrán preparamos una habitación de bebé de estilo nórdico en tonos blancos, mint y dorados que quedó ideal, cómoda, acogedora y en definitiva, perfecta para bebé recién nacido. Y para Olivia, una habitación para una niña de 3 años que voy a enseñar hoy.

Como la casa en la que vivimos ahora no es muy grande, su habitación tenía ser dormitorio y cuarto de juegos… ¡y el diseño fue todo un reto! Pero Paula y Carla, de Kenay Home, son unas maestras del diseño de espacios y me ayudaron a tener la habitación perfecta para Olivia. Elegimos tonos rosas, blancos y grises para que no fueran tan infantil y ha sido todo un acierto porque es una habitación que va a evolucionar con ella y le va a servir para mucho tiempo.

 

Nos aconsejaron decorar su habitación bajo el método Montessori, que apuesta por ofrecer espacios simples, ordenados, que no estén recargados y que estén decorados bajo la perspectiva de los más pequeños de forma que puedan moverse y jugar con libertad, mientras estimulan su autonomía.

 

La habitación, aunque es cuadrada, tiene un pequeño pasillo de entrada donde se encuentra el armario, por lo que no ha sido tan fácil hacer las fotos. Menos mal que Edgar de Bossanova Weddings se adapta a cualquier situación 😉

-> Aquí puedes recordar la habitación de Beltrán, una habitación de decoración nórdica para bebé

 

 

 

El método Montessori es característico por mantener el respeto a las cosas ordenadas. Es importante guardar o dejar las cosas en el mismo lugar, para que el niño se ubique mejor y tenga puntos de referencia. Lo ideal es que estén rodeados de juguetes y objetos de materiales naturales (y no de plástico) para que perciban bien la textura y olor de los juguetes hechos de madera o tela.

 

El mobiliario tiene que tener un tamaño que se adapte a los niños, fabricado con materiales naturales, que no tengan colores intensos con todos los elementos accesibles su altura.

 

Por eso pensamos como diseñar un rincón en el que Olivia pudiera guardar algunos de los juguetes que más usa y en el que pudiera colocar los libros que estuviéramos leyendo en ese momento.

Elegimos un baúl con dos cajones enormes y unas estanterías cuadradas y en forma de casita de madera (elegimos la trasera en rosa y en gris) en las que colocamos un peluche cisne y unas estrellas de madera. Al lado, para compensar la decoración, un vinilo en forma de triángulo como el que colocamos en dorado en la habitación de Beltrán.

 

Encima del baúl, colocamos dos cajitas de cerámica para guardar un montón de “tesoros” y la lámpara Miffy: un accesorio imprescindible en la habitación de cualquier niño ;-). Cuando anochece, la encendemos para tener una luz tenue en la habitación y crea una atmósfera cálida y relajada antes de dormir.

Al lado, una cestita de mimbre para guardar más juguetes o cojines (con los que Olivia también suele jugar). El cojín rosa es el modelo “Dream Big”, perfecto para aportar un toque de color a las habitaciones.

 

Enfrente de este rinconcito, pusimos una mesa con dos sillas. Olivia ha empezado la etapa en la que le encanta sentarse horas y horas a pintar, por lo que no podría faltar en la habitación. El modelo que me recomendaron fue la mesita infantil “Scandinavian”, que tiene un tablero de color blanco y patitas en madera natural y las sillas “Mini Scandinavian” (que conocéis de sobra en su tamaño original) en rosa y gris, para seguir con los colores de la habitación. Son súper cómodas, no pesan y a veces se las lleva ella misma al salón para sentarse y comer más a gusto 😉

Para completar el rinconcito y hacerlo más acogedor, pusimos debajo la alfombra “Circle” en color gris (pero sin pompones, aunque si le hubiéramos puesto pompones iría a juego con la que tiene Beltrán en su habitación… a lo mejor algún día se la cambio, jajaja).

 

 

Fotos © Bossanova Weddings

 

Otra de las características de método Montessori es que las paredes estén pintadas de colores suaves y que tengan colgadas ilustraciones para que los niños cultiven su aprendizaje y capacidad de observación. Olivia está aprendido las letras y la lámina “Tren Words”, con el abecedario, nos pareció la mejor para poner al lado de la mesita.

 

–> Aquí podéis ver la sección de decoración infantil de Kenay Home

 

¡Me encanta como ha quedado este rincón y sobre todo, lo mucho que lo usa Olivia! ¿Queréis ver el resto de la habitación?

 

Continúa en… La Habitación de Olivia II

La habitación de Olivia I